Científicos, Sabeos, Médicos y Filósofos Árabes.

Al-Khwarizmi

Alfarabi

 Abentofail

Ibn Sina

   Ibn Jaldún

Ibn Arabí

Abulcasis

Ibn Wafid

Al-Khwarizmi (780-850)

El más conocido de los matemáticos árabes es Mohammed Ibn Musa Al-Khwarizmi (780-850), conodido como padre del álgebra.
Se sabe poco de su vida salvo que vivió en la primera mitad del siglo IX y que trabajó en la biblioteca del califa de Bagdad.
Escribió libros sobre geografía, astronomía y matemática. En su obra Artimética ("Algoritmi de numero indorum") explica con detalle el funcionamiento del sistema decimal y del cero que usaban en la India. Obra de gran importancia pues contribuyó a la difusión del sistema de numeración indio y al conocimiento del cero.

Alfarabi 870-950

Abu Nasr Muhammad Al-Farabi (Alpharabius, Avennasar, Alfarabi) nació cerca de Farab, en el Turquestán, en 870 (259 h.), y falleció en Damasco, con ochenta años, en diciembre de 950 (339 h.). Vivió en Bagdag, donde escuchó las lecciones del médico cristiano Yuhanna bn Haylan, siendo condiscípulo del también cristiano Abu Bisr Matta, traductor de Aristóteles. Vivió también en Alepo y Damasco. Escribió obras de filosofía, matemáticas y medicina, comentarios a las obras de Platón y a las de Aristóteles, y aunque se han perdido muchas de ellas, nos han llegado unas treinta en su original árabe, seis en hebreo y tres en latín, aparte de algunos fragmentos.

Abentofail 1110-1185

Médico y filósofo andalusí, nacido en Guadix (Granada) antes de 1110, y fallecido en Marrakex en 1185, vivió durante el periodo de tolerancia filosófica y libertad cultural que disfrutaron los reinos de taifas antes del predominio fundamentalista islámico. Influido por el también médico y filósofo zaragozano Avempace (1070-1138), en particular por su Régimen del solitario, así como por las doctrinas del éxtasis intelectual sostenidas por Avicena y el sufismo de Algacel, conservamos de él sólo una obra, que ejerció notable influencia en Europa tras su traducción latina de 1671, bajo un título que ha prosperado: Philosophus autodidactus, El filósofo autodidacto.

 

AVICENA (IBN SINA)

Filósofo musulmán, su nombre completo: Abü ´Ali al-Husayn ´Abd Allah b. ´Ali b. Sina y, según la pronunciación española que se trasluce en las versiones latinas del s. XII, dio lugar a Aven-Sena o Avicena.
      Vida. N. en 980, en Afsana, villa cercana a Bujara (Turquestán). Su padre, bien acomodado, pertenecía a la administración pública. Desde niño manifestó sus extraordinarias dotes intelectuales, que empleó en el estudio del Corán, derecho, lógica, geometría, ciencias religiosas, astronomía, filosofía y medicina. Debió mucho a la cultura griega, por medio de Porfirio, Euclides, Ptolomeo, Galeno, Alejandro de Afrodisia y sobre todo de Aristóteles. Leyó 40 veces su Metafísica y, según él mismo confiesa, no logró penetrar en ella hasta que estudió los comentarios de al-Farabi, hecho que constituyó para él una auténtica revelación. Antes de los 20 años ya era un consumado experto en medicina pudiendo curar así al sultán de Bujara, el cual, agradecido, le abrió las puertas de su biblioteca para que pudiese continuar sus estudios.

Ibn Arabí

En ocasiones, las experiencias místicas y la propia vida transcurren tan de la mano que es difícil diferenciar dónde acaba una y empieza la otra. Éste es el caso del maestro sufí del siglo XII Ibn Arabí, quien supo que había sido "elegido" mediante un sueño, mantuvo misteriosos "encuentros" con el anterior Qutb de la espiritualidad islámica, protagonizó fenómenos de bilocación y predijo antes de morir el hallazgo de un fabuloso tesoro. Un auténtico "mago" sufí cuyo legado intelectual -más de 400 obras- es aún más prodigioso que su azarosa vida.

IBN JALDÚN

Hace seiscientos años se manifestaba por primera vez una concepción científica y sociológica de la historia aunada con un profundo pensamiento teológico. El hecho ocurrió en el mundo islámico y el honor recayó sobre el polígrafo tunecino Ibn Jaldún, del que ofrecemos un perfil sumario junto con varias citas de su obra máxima, «Los prolégomenos a la historia universal», llamada en árabe al-Muqaddimah

 

LA MEDICINA ÁRABE

Rhazes (865-932), al igual que los autores clásicos se interesó por la prevención de las enfermedades y el uso de las dietas en su tratamiento, el provecho y el daño de los baños, se ha destacado su comprensión del tratamiento moral en las enfermedades mentales. Defiende la alquimia. La prevención es más importante que la terapia, y la dietética es más importante que la intervención audaz. La atención psíquica del enfermo es condición imprescindible de todo tratamiento.


Abulcasis se preocupó de problemas psicológicos, como la educación de los niños. Sus contribuciones a la ética y a la práctica clínica fueron así mismo importantes.

Husain - Ioannitius divide la medicina en Higiene y Terapéutica, y la terapéutica abarcaba la dietética, la materia médica (farmacoterapia) y la cirugía, en definitiva el clásico esquema ternario de Celso. El primer paso del tratamiento era la dietética y en tanto prevenía la enfermedad, la dietética se configuraba como higiene y se hacía según las particularidades biológica de la persona (niño, viejo, biliar, flemático, etc.), la actividad o profesión de éste y la estación del año.


Avicena (980-1037) llama “factores necesarios” a las seis cosas no naturales. Escribió el renombrado Canon, muy utilizado durante los siglos siguientes. La salud par él no viene del médico “La salud la proporciona un principio muy superior al médico, el principio que proporciona exclusivamente a la materia su forma esencial. Su esencia es más notable que la materia” Tanto Rhaces como Avicena se ocuparon de la higiene sexual en sus textos y también se reglamento la utilización del baño.


Ibn Wafid  (1008-1075), nació en Toledo donde estudió medicina y se familiarizó con los textos de Aristóteles, Dioscórides y Galeno.  Se muestra partidario de no usar los medicamentos compuestos, sólo los simples y aun estos evitarlos si los enfermos se pueden curar sólo con la dieta. 

Publicó también un texto sobre balneoterapia.


Avenzoar (1092-1162) nació en Sevilla y mantuvo estrecha amistad con Averroes. Recomendó el uso del agua fría para disminuir la fiebre. Insistió sobre el valor curativo de las dietas, previno contra el abuso de los medicamentos, y recomendó comenzar siempre administrando las drogas en pequeñas dosis y aumentarlas si se observaban buenos efectos al cabo de tres días. Mantuvo la conveniencia de espacios amplios y aire puro para mantener la salud y escribió también sobre la dieta.

Abd al-Habid, da normas de higiene o prevención y escribe sobre la prohibición de ciertos medicamentos.


Averroes (1126-1198) puso énfasis en los regímenes de vida y en la dieta.

Maimónides (1135-1204) nació en Córdoba. En el siglo XII el centro de la cultura árabe se desplaza hacia “al-Andalus”. Maimónides da reglas sobre la vida higiénica y las dietas, y recomienda no usar medicamentos. Si éstos fueran necesarios, debe utilizarse siempre el más débil y preferir la medicación con simples a las fórmulas complejas. Sostiene, según Laín Entralgo,  que el hombre es responsable de su salud y puede por ello influir sobre la duración de la vida. Hay que reforzar las fuerzas naturales por medio de los alimentos, así como las fuerzas espirituales a través de los buenos olores.

 

 

Casa
hispanoarabe.org ©2002